Conclusiones de la visita de Richard Stallman a Valladolid

Richard Stallman, el padre del software libre, vino a visitarnos a la ciudad de Valladolid. La oportunidad de conocer a tal personaje en primera persona era única, así que no dudé en asistir, con la suerte que tuve de poder estar en primera fila durante la conferencia.

La conferencia no contaba nada nuevo, nada que no supiese cualquier persona que haya leído un poco sobre la idea del software libre, pero se hizo amena. Stallman explica muy bien y las diapositivas están muy bien hechas. Tiene bastantes chistes precocinados pero que causan buen impacto en la audiencia.

Pero Stallman es un personaje. Hablando con la gente que cenó con él el día anterior, algunos me contaban que había sido bastante irrespetuoso, sacando el portátil durante la cena para hacer sus cosas y gritar de vez en cuando que no escuchaba bien.

Durante la charla ha estado bebiendo de su té, descalzo y hasta el momento de empezar ha seguido mandando correos. Le noté bastante envejecido, caminaba medio cojo y se le notaba la marca de la operación en el brazo. Para empezar a puesto su famosa versión de Guantanamera.

La presentación ha seguido explicando las cuatro libertades del software libre, de forma bastante extensa, explicando para todos los públicos por qué son importantes.

Durante la charla también ha hablado del software malévolo, no confundir con privativo. Según él, son dos cosas distintas, pero relacionado. Puede haber software honesto privativo y software malévolo libre, pero son minorías en la práctica. También ha hablado del software privado, que es perfectamente ético, y que hasta él programa software privado. La diferencia es que el software privado nunca se distribuye fuera del propio autor u organización. Bastante parte de la charla se ha centrado en esta parte, tocando el tema de la privacidad a fondo. Para Stallman la recolección de datos personales debería estar prohibida.

Para ilustrar este punto, ha puesto como ejemplo algo que le ha horrorizado, el sistema de parquímetros de Valladolid. Según él son horribles, no porque haya que pagar, que es algo a lo que está dispuesto, sino porque hay que poner la matrícula del vehículo. Poner la matrícula en el parquímetro lo que sirve es para rastrear a la gente. Este tipo de acciones nos acercan cada vez más a la dictadura y a la destrucción de los derechos humanos.

Personalmente el ejemplo me parece bastante exagerado y aunque veo su punto, creo que la recolección de datos personales puede ser necesario en ciertas situaciones, siempre que se traten de forma adecuada.

También ha habido tiempo para hablar de historia. Habló de la historia de GNU, como Linux al principio tenía una licencia no libre (se impedía su redistribución comercial), pero que al poco cambió a GPL 2, siendo el candidato perfecto para el proyecto GNU. Ha comentado que Hurd tiene un diseño muy elegante, moderno pero quizá fue demasiado complicado y que en perspectiva fue un error diseñarlo de esa forma. Ha dicho que Hurd no es usable para nada práctico ahora mismo.

Ha insistido mucho en que el sistema operativo se llama GNU con Linux.

También ha hablado del open source. Y cuando le proclaman padre del open source afirma: “si soy el padre es porque han hecho la reproducción invitro con semen mío robado”. Afirma que la gente del open source tiene otra ideología, mucho más pragmática, pero incompleta, ya que no preserva las libertades.

Ha hablado de licencias libres: débiles y la GPL. De entre las débiles recomienda la Apache, aunque por supuesto la mejor es la GPL, en sus distintas versiones. Ha confirmado que nadie está trabajando en la GPL4. Aquí ha aprovechado para criticar a GitHub que ha seguido una muy mala costumbre de no prestar atención a las licencias del software que aleja. Además indica que es necesario poner un comentario en cada archivo con la licencia que sigue. Eso de poner un archivo con la licencia en la carpeta raíz no es suficiente según Stallman.

Esto lo ha enlazado con LibreJS, el complemento que detecta si el código JavaScript de una página es libre o no y lo bloquea o no según esto. Stallman no ha criticado en ningún momento JavaScript, simplemente que tiene que respetar los mismos criterios de los programas nativos para ser software libre.

También ha hablado de distros libres, metiéndose con Ubuntu bastante. Reconoce que estos usuarios están más cerca de la libertad que si usasen Windows o macOS pero que todavía les falta un poco. Y lo peor para Stallman es que mucha gente cree que sistemas como Ubuntu son libres y la gente se queda en ellos.

Por último ha hablado del software libre en la educación, también ha recomendado a la universidad tener una asignatura de ingeniería inversa (o retroingeniería como él lo llama).

Después de esto ha proseguido con el momento más cómico de la charla, se puso su túnica y su aureola y empezó a hablar de la religión de Emacs.

Nos bendijo nuestros ordenadores, y habló de como formar parte de la Iglesia del tan importante Emacs. No es necesario guardar celibato para ser santo pero hay varias cosas, como el peregrinaje de Emacs (saberse todas las combinaciones de teclado de memoria) o los cismas actuales (¿cuál es la tecla más importante en Emacs?). También ha dedicado palabras a los Vimeros como yo. Usar Vi no es pecado, es una penitencia. Y eso a pesar de que VIVIVI es el número de la bestia. También contó como en China le intentaron atacar unos seguidores de Vi, pero tenía sentido porque la violencia empieza por vi.

Después ha subastado un ñu, poniendo caras para que no dejásemos al ñu solo. Además de incidir en que no puede haber pingüinos solos, tiene que haber ñus acompañándolos.

Por último la ronda de preguntas. Mi pregunta ha sido ¿Las redes neuronales pueden ser software libre? Su respuesta ha sido que existen herramientas para alterar los valores numéricos de estas redes, mucho más fácil que la ingeniería inversa. Por tanto no sería técnicamente lo mismo. Creo que lo ha puesto al nivel de una fotografía o un vídeo, donde la edición es más sencilla y no tiene sentido hablar de fotografía libre.

También se ha preguntado por Microsoft y su deriva open source. Stallman celebra que publique cosas con licencias de software libre, pero eso no quita que siga teniendo software privativo que espía como Windows.

Le han preguntado por un teléfono que respete la privacidad. Según él es imposible, aunque se está intentando con un interruptor que permita desconectar la conexión móvil de forma física. El problema es de la tecnología móvil (no importa que sean smartphones o no), que para enrutar los paquetes guarda la ubicación de los dispositivos. El propósito era muy inocente pero se puede usar para espiar. Eso sí, él ha usado teléfonos móviles, siempre cuando necesita llamar pregunata a alguien que haya alrededor si le pueden dejar el teléfono.

Por último, sobre el hardware libre ha dicho que el concepto es erróneo. No puede existir hardware libre. El software libre existe, porque se puede copiar de forma exacta, en el mundo físico eso no pasa. Habría que hablar de hardware con diseños libres, pero ningún objeto podrá ser hardware libre o hardware privativo.

Un comentario en “Conclusiones de la visita de Richard Stallman a Valladolid”

  1. También estuve en la conferencia de Valladolid,me quedo admirado su grandeza. Has descrito perfectamente la conferencia. Nos dio una lección magistral sobre el software libre y las licencias.
    A todos los que no habéis ido a ninguna de sus conferencias, ir! si podéis. Porque una cosa es contarlo y otra vivirlo.
    Cuando tenga la oportunidad volveré a vivir esta bonita experiencia.
    Veo que si que te hiciste foto, para la próxima vez (foto, libro y firma ..jeje). Me dejo tan admirado que no supe reaccionar unas cuantas horas después.
    Me apuntado a una lista del FSF de cuando va a estar por la zona y por supuesto le iré a ver.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *