Usar la vulnerabilidad DirtyCoW para convertirse en root en Linux

Hace ya unas semanas salió a la luz la vulnerabilidad conocida como DirtyCoW, registrada bajo el nombre de CVE-2016-5195. Esta vulnerabiliad permite a cualquier usuario con acceso a la máquina de forma limitada llegar a convertirse en root y tomar el control total de la máquina. Tal y como nos decía La Mirada del Replicante:

Clasificada de forma oficial como CVE-2016-5195 y descubierto por Phil Oester –un experto en seguridad y desarrollador de Linux–, Dirty COW (copy-on-write) permite una escalada de privilegios de forma remota o local.

….

La vulnerabilidad ha estado presente durante muchos años (desde la versión 2.6.22 del kernel, liberada en 2007) e incluso Linus fue consciente de ella en su momento.

Hoy vamos a ver como aprovechar esta situación. Válida para todos los sistemas con kernel Linux, incluido Android (aunque allí el procedimiento no es tan sencillo).

dirty-cow

Comprobando requisitos

En primer lugar la vulnerabilidad requiere disponer de acceso a la máquina con un usuario no-privilegiado. Puede ser de forma local o remota vía SSH, pero este requisito ya hace que a muchos servidores no les afecte de manera directa.

La vulnerabilidad además ya se encuentra parcheada en muchas distros GNU/Linux y no se podrá realizar. Es por tanto requisito que la versión del kernel esté entre 2.6.22 y 4.4.26. Puedes comprobar la versión del kernel con el comando uname.

Descargando el exploit

Ahora el siguiente paso es descargar el exploit. Yo voy a usar el exploit diseñado por Gabriele Bonacini y que lo podéis descargar desde GitHub, bien con un fichero ZIP o bien mediante el programa Git. Puedes descargarlo desde la línea de comandos así:

Ahora debemos compilar el pequeño programa en C++ que se ha descargado. Simplemente escribimos en la terminal:

Ejecutando el exploit

Ya estamos listos para ejecutar el exploit. Abrimos desde la terminal el programa que acabamos de compilar.

Este exploit, si funciona correctamente, nos dirá por pantalla que la contraseña del root es dirtyCowFun. Si tarda demasiado el programa entonces el exploit no ha funcionado. ¿Qué es lo que ha hecho? Aprovechando la vulnerabilidad Dirty CoW ha logrado cambiar, solo en memoria, el contenido del archivo /etc/passwd, que es donde Linux guarda las contraseñas. Este cambio como repito solo se produce en la memoria, pues el archivo físico en el disco sigue inalterado. Si reiniciamos la máquina habrá que repetir el proceso. Esto tiene la gravedad de que es fácil no darse cuenta de si la vulnerabilidad ha sido explotada, el atacante simplemente reinicia la máquina con reboot y la contraseña del root vuelve a su estado habitual.

Sabiendo esto, ya podemos escribir con total seguridad

Y cuando nos pregunte la contraseña, escribimos dirtyCowFun.

Enhorabuena, si has llegado hasta aquí conseguiste escalar privilegios y ya eres root. Ahora no seas demasiado malo, te recuerdo que un gran poder conlleva una gran responsabilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *